Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Carrito Confirmar

síguenos en facebook

PARA PRODUCTOS LONCHEADOS

¡Ahora puede tener siempre listo su jamón como recién cortado!

Es muy fácil…

  • Conserve su sobre o bandeja refrigerado siempre hasta el momento de consumo.
  • Saque del frigorífico el producto.
  • Sin abrir el envase páselo por agua templada unos instantes hasta que vea que adquiere una temperatura óptima para degustar. Esta operación se demorará en todo caso no más de unos 30 segundos.
  • Abra el envase y podrá separar sin esfuerzo el jamón, sin tirar ni romper las lonchas y a la temperatura optima de consumo.

PARA PIEZAS ENTERAS DE JAMÓN O PALETILLA

La forma más adecuada para conservar el jamón a medida que lo vamos consumiendo, es guardarlo en un lugar seco y aireado, a temperatura ambiente. Es aconsejable cubrir el corte magro con lonchas de la grasa del mismo jamón y cubrir con un trapo no muy tupido.

Si se quiere llevar inmediatamente a la mesa, se recomienda cortarlo justo antes de servirlo, puesto que el contacto con el aire marchita el corte.

Si lo que se quiere es prepararlo un rato antes, se aconseja cubrir las lonchas con papel de aluminio o con plástico retráctil; aunque si van a pasar muchas horas antes del consumo del jamón ya cortado, es preferible cubrirlo con un trapo de algodón limpio y ligeramente húmedo y guardarlo en la parte menos fría de la nevera.

PARA PIEZAS DESHUESADAS

Lo cortaremos en una máquina de lonchear. Aunque se puede cortar en varios sentidos, se aconseja hacerlo desde la “punta” hacia el “codillo”.

Antes de cortar quitaremos la corteza y la grasa del dorso del jamón o de la parte que queramos lonchear. Sólo lonchearemos la cantidad que queramos consumir. Los cortes serán finos, de 1 milímetro. de grosor aproximadamente.

Para conservar el jamón a medida que lo vayamos consumiendo, lo guardaremos en la parte menos fría de la nevera y cubierto también con un trapo de algodón (no húmedo).

"VELO BLANCO" y "PINTAS BLANCAS" EN EL JAMÓN

El “Velo blanco” es el color blanco parecido a la harina que aparece en toda la superficie de un jamón cortado.

Las “Pintas blancas” son unos puntitos blancos más o menos gruesos, que se ven en el interior del magro de un jamón cuando lo estamos loncheando. Salen dispersas y repartidas bastante homogéneamente en el corte del jamón.

Aunque visualmente no tengan muy buena presencia cuando las “Pintas blancas” aparecen en número reducido y son gruesas (del tamaño de un grano de arroz), se las considera síntoma de buena calidad de la pieza. Aparecen básicamente en los jamones que tienen poca sal y muchos meses de secado. En ningún caso se considera que estos dos fenómenos sean malos ni nocivos en absoluto para la salud.

Nº de REGISTRO SANITARIO C.000002051/CM